Conservación de la pulpa en piezas dentales inmaduras: ¿por qué es tan importante para los odontólogos? Por Juan F. Yepes

Este artículo destaca los riesgos de la pérdida prematura de piezas dentales en pacientes jóvenes y cómo los biomateriales favorecen la supervivencia a largo plazo de las piezas y evitan las extracciones.

La caries dental: visión general

La caries dental es la enfermedad pediátrica crónica más habitual. El 42 % de los niños de todo el mundo con edades comprendidas entre los dos y los once años tiene caries en la dentición temporal. La pérdida prematura de dientes de leche o piezas dentales permanentes puede deberse a caries e infecciones dentales, traumatismos o la erupción ectópica de piezas permanentes. Sin embargo, la caries dental es la principal causa entre estas, especialmente en los molares temporales y permanentes. Se ha hallado que unos hábitos alimentarios poco saludables, una mala higiene bucal y un bajo nivel socioeconómico están relacionados con una mayor incidencia de las caries y la pérdida prematura de piezas dentales. Tras la caries dental, la segunda causa más habitual de pérdida prematura de dientes de leche y piezas dentales permanentes son los traumatismos.

Riesgos de pérdida prematura de piezas dentales

La conservación de las piezas dentales inmaduras (y maduras) en la cavidad bucal es esencial por numerosas razones. Repasemos algunas de ellas. La atención a la salud bucodental en pacientes pediátricos incluye una serie de consideraciones especiales que afectan al proceso de planificación del tratamiento, como el crecimiento y el desarrollo de los niños. Preservar la integridad de la arcada durante la transición de una dentición temporal a una dentición mixta en los niños es fundamental para el desarrollo de los dientes permanentes. La dentición temporal tiene varias funciones. No solo posibilita la masticación y la ingestión adecuada de nutrientes, permite una oclusión correcta y tiene una finalidad estética: también afecta al desarrollo del habla en los niños. Su pérdida prematura puede afectar negativamente al bienestar psicológico y emocional de niños y adolescentes. La pérdida de piezas dentales puede considerarse prematura cuando los dientes de leche se extraen antes del momento de exfoliación normal. Otra de las principales consecuencias de la pérdida prematura de los dientes de leche es la pérdida de espacio en la arcada de dentición permanente, así como el apiñamiento y la maloclusión. En concreto, la pérdida prematura de molares temporales se ha asociado a grandes deficiencias en la alineación de las piezas permanentes. Estos efectos en los dientes sucedáneos pueden dar lugar a unas necesidades de tratamiento más costosas y largas en el futuro.

¿Cómo debe evaluarse el mantenimiento del espacio?

La pérdida prematura de una pieza dental puede conllevar una pérdida de espacio. Sin embargo, deben tenerse en cuenta varios factores al evaluar si se decide mantener el espacio en la dentición temporal y mixta de los pacientes. La necesidad de mantener el espacio debe valorarse con arreglo a los siguientes criterios específicos:

 el tiempo transcurrido desde la pérdida de la pieza dental,

 la edad cronológica del niño, su edad dental o el desarrollo del niño,

 la medida en la que ya se haya cerrado el espacio y el lugar de la arcada en el que se haya producido la pérdida de la pieza dental,

 el sentido en que se haya cerrado el espacio,

 el momento de erupción de los dientes sucedáneos,

 la cantidad de hueso remanente sobre la pieza dental permanente no erupcionada.

La pérdida prematura de molares temporales introduce un riesgo importante de pérdida de espacio en la arcada dental y multiplica por tres la posibilidad de necesitar un tratamiento ortodóntico tras la erupción completa de la dentición permanente. La pérdida prematura de los dientes de leche anteriores no conlleva el mismo riesgo de pérdida de espacio en la arcada dental. Sin embargo, la pérdida prematura de piezas maxilares permanentes con ápice inmaduro afecta en gran medida al aspecto estético y la autoestima del paciente.

Conservación de la pulpa en piezas dentales afectadas por traumatismos

Los traumatismos en las piezas permanentes inmaduras son habituales en todo el mundo. Según la información de que se dispone, dos tercios de todos los traumatismos dentales se producen en niños y adolescentes, donde las piezas permanentes anteriores son las más afectadas. Las lesiones provocadas por traumatismos pueden suponer la exposición de la pulpa, con el consiguiente riesgo de infección. Las fracturas coronarias complicadas en piezas dentales inmaduras presentan una dificultad añadida para el odontólogo. En estos casos, se intenta conservar la pulpa en el conducto radicular, de modo que se completen la formación de la raíz y el cierre apical. El objetivo principal al procurar conservar la pulpa es usar un material con gran biocompatibilidad. Un material de este tipo garantizará la supervivencia a largo plazo de la pieza dental y evitará la extracción. Son varios los materiales odontológicos cuyo uso en contacto directo con la pulpa se ha defendido.

Tratamiento con biomateriales de dientes afectados por traumatismos

Biodentine presenta excelentes propiedades que protegen la vitalidad de la pulpa dental lesionada por el traumatismo:

 Tiempo de fraguado de entre nueve y doce minutos. Este tiempo de fraguado difiere considerablemente del ofrecido por otros cementos similares (como los cementos MTA).

 Resistencia de Biodentine a la compresión similar a la de la dentina. El uso de un producto de grabado sobre Biodentine no afecta a la resistencia a la compresión de este material.

 La porosidad. Debido a su bajo contenido de agua, la porosidad de Biodentine es menor que la de otros productos. Esto representa una importante ventaja en aquellos casos en los que se requiere un sellado perfecto, como sucede en el recubrimiento pulpar directo.

 La radiopacidad, que, gracias al contenido de circonio, es excelente y permite al profesional sanitario visualizar el material en las radiografías.

 Las propiedades antibacterianas como consecuencia del elevado pH de este material. Su alta alcalinidad inhibe la proliferación de microorganismos.

 Una excelente biocompatibilidad demostrada en numerosos estudios en los que se aplicó Biodentine en los fibroblastos de la pulpa.

La conservación de los dientes de leche y permanentes inmaduros es una tarea crucial en la odontología contemporánea. Es habitual que, entre las opciones de tratamiento disponibles para preservar el tejido pulpar, el dentista recurra a la colocación de un material odontológico en contacto directo o indirecto con la pulpa. Tal como se ha señalado previamente, Biodentine presenta una gran biocompatibilidad. Esta propiedad ha sido objeto de investigación en numerosos estudios durante los últimos cinco años. Al aplicarse en células pulpares humanas se ha confirmado una biocompatibilidad de Biodentine que permite la conservación de la pulpa.

Caso clínico

Acudió a la Unidad de Odontología del hospital una paciente de ocho años tras traumatismo en las piezas delanteras. Mientras practicaba gimnasia, cayó de las barras aproximadamente una hora antes de acudir al hospital.

biomateriales 1

biomateriales 2

biomateriales 3

biomateriales 4