La estresante vida del odontólogo

Los pacientes no son los únicos que sienten dolor: antes de abordar el estrés de sus pacientes, los odontólogos deben adoptar medidas para controlar el suyo propio. Igual que sucede en los aviones, aquí también debes ponerte tu mascarilla de oxígeno primero.

No cabe duda de que los odontólogos sufren estrés laboral¹. Su trabajo diario se basa en unos amplios conocimientos combinados con unas habilidades manuales precisas. Además, deben mantener una concentración extrema mientras trabajan con la presión de terminar a tiempo los tratamientos, puesto que la sala de espera se va llenando de pacientes. Esto es más problemático si cabe durante este período marcado por la COVID.

La estresante vida del odontólogo
La mayoría de los odontólogos trata más de cuarenta y cinco pacientes por semana, en citas que duran entre veinte y cuarenta minutos. Mientras hacen frente a este gran volumen de trabajo, están sometidos a numerosos factores de estrés laboral: restricciones por la COVID, ruido, posturas incómodas o manejo de pacientes que a menudo presentan ansiedad.

Los síntomas hablan por sí solos: el 60 % de los odontólogos generales reconoce estar nervioso, tenso o deprimido y tener dificultades para dormir. El 68 % de los odontólogos asevera sufrir dolor de espalda². Como cualquier odontólogo sabe, las dolencias musculoesqueléticas, la tensión y el estrés pueden disminuir la productividad en la consulta.

Interacción diaria con el personal
La relación con el personal odontológico también es fundamental para conseguir un entorno laboral eficiente. Los miembros del personal son el mejor apoyo con el que cuenta el odontólogo, puesto que están al corriente de todos los aspectos de la consulta dental, tanto desde la perspectiva del paciente como desde la perspectiva del odontólogo.


Tratar cuestiones relacionadas con el personal suele ser motivo de estrés para los odontólogos, por el simple hecho de que la gestión del personal no se considera, en principio, una de las principales competencias del odontólogo y el plan de estudios de Odontología no siempre incluye su enseñanza.

Control del estrés laboral
Dentro de la estrategia integral para el control del dolor, es esencial contar con un entorno laboral adecuado que permita abordar el propio dolor del odontólogo: la música relajante y la música para mejorar el estado de ánimo no solo sirven para los pacientes. El primer paso para sobreponerse al estrés es reconocer qué factores lo causan. Además, teniendo en cuenta que el estrés genera más estrés, es importante centrarse en la interacción con el paciente, por ejemplo, usando una voz serena y tomándose tiempo para tranquilizar a pacientes nerviosos. Los pacientes exhiben una percepción considerablemente aumentada, y nadie desea que un odontólogo tenso explore sus dientes.


Consejo práctico
¡No te olvides de cuidarte! ¿Qué implica esto para el odontólogo?

• Evaluar los hábitos de trabajo en la consulta y el uso de una postura adecuada
• Usar material ergonómico correctamente
• Programar descansos durante la jornada de trabajo y hacer ejercicio con regularidad
• Lograr un ambiente relajado
• Recabar asistencia profesional si los síntomas persisten


1/2 Fuente: H. L. Myers.: «‘It’s difficult being a dentist’: stress and health in the general dental practitioner». Br Dent J, 2004.